19 oct. 2012

Y es así como un día te dedicas a respirar y a caminar por ahí  te detienes y te das cuenta que hace un año que callas pensamientos y que peor aun no sabes si mantenerlos en silencio. Tengo ganas de llorar, no tengo razones.