4 sept. 2011

El tal vez de la musa

He querido escribir esta noche... Pero la musa tal vez se quedo bebiendo alcohol en algún bar.
Tal vez la encuentre mañana en la mañana, como una musa ebria dormida en algún banco
de un parque. Tal vez la encuentre entre sabanas blancas desconocidas rodeadas de luces intermitentes. Tal vez nunca la encuentre, tal vez no fue mi musa.
Mientras ella llega tomo conclusiones de las posibilidades donde podría buscarla. Se habrá ido a amanecer a alguna playa? Una musa desnuda entre la espuma y la bruma seria una tentación indudable para cualquier poeta. Y si la roba? Y si alguien la hace suya? Que pasara con mi musa?

Tal vez mientras escribo ella llegue sin tocar la puerta y me tape los ojos para que adivine su llegada. Tal vez se ha casado con algún otro poeta, tal vez murió. No quisiera, no me imagino sin musa, sin inspiración; pero no la encuentro y me preocupa. Puede que yo no haya sido suficiente para ella, no haya sabido entenderla e interpretarla; tal vez mi musa era muy grande y mi arte muy pobre.

Tal vez nunca la encuentre, tal vez no fue mi musa.